Aprovecho la hora del almuerzo…, Nicanor Parra

Continuando con la brevedad que exigen los menesteres semanales, volvemos a actualizar de una forma irrespetuosa, desde la propia mesa, con un poeta latinoamericano: Nicanor Parra (1914). El casi centenario chileno, antipoeta por excelencia, también encontraba en la breve pausa que proporciona una de las diarias alegrías del estómago de que afortunadamente disfrutamos el momento de inspiración necesario para contemplar lo que nos rodea, para reflexionar sobre la linealidad de una vida y, por qué no, de su punto y final.

fotoblog

Aprovecho la hora del almuerzo…

Aprovecho la hora del almuerzo
para hacer un examen de conciencia
¿Cuántos brazos me quedan por abrir?
¿Cuántos pétalos negros por cerrar?
¡A lo mejor soy un sobreviviente!

El receptor de radio me recuerda
mis deberes, las clases, los poemas
con una voz que parece venir
desde lo más profundo del sepulcro.

El corazón no sabe qué pensar.

Hago como que miro los espejos
un cliente estornuda a su mujer
otro enciende un cigarro
otro lee Las últimas noticias.

¡Qué podemos hacer, árbol sin hojas,
fuera de dar la última mirada
en dirección del paraíso perdido!

Responde sol oscuro
ilumina un instante

aunque después te apagues para siempre.

Anuncios

Acerca de framosagudo

Docente y discente interesado en la investigación y didáctica de la lengua y la literatura. Más en: http://www.linkedin.com/pub/francisco-ramos-agudo/6b/192/b63
Esta entrada fue publicada en Parra, Nicanor, Poesía, Siglo XX. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s