El triciclo, Fernando Arrabal

Más allá del mineralismo y demás excentricidades que han hecho del mismo una figura pública, cuanto menos, peculiar, Fernando Arrabal rebosa calidad teatral por los cuatro costados. Y no solo en Pic-Nic, nuestra obra predilecta. El triciclo, la quizás primera obra escrita y publicada (la cronología, al igual que el autor, es escurridiza) del francoespañol crea, a partir de un asesinato y una rica imaginación, una descripción de la burguesía y el proletariado (¿o no?), un nuevo tratamiento del exilio y el sistema, que habrían de traducirse en posteriores propuestas escénicas de tan impredecible autor. Presentemos hoy a Climando y Mita, con la esperanza de que algún ávido lector monte en el triciclo.

El triciclo

PRIMER ACTO

[…]

Mita- Mira.

Climando- Vaya tío. ¿Qué hace ahí?

Mita- Me viene siguiendo. También le deben de gustar mis rodillas.

Climando- No. A ese no. Tiene mal aspecto. A los hombres de mal aspecto no le gustan tus rodillas.

Mita- Pero me sigue.

Climando- No tengas miedo. No se atreverá a meterse con los dos. En todo caso, si nos puede, llamamos a Apal para que nos ayude.

Mita- ¿No ves que Apal está dormido?

Climando- Le despertamos.

Mita- Bueno, será mejor.

Climando- Se ha parado.

Mita- Nos mira.

Climando- ¿Te ha dicho algo?

Mita- No, sólo me ha enseñado la cartera.

Climando- ¿Tenía muchos billetes?

Mita- La cartera llena.

Climando- Entonces, ¿por qué te perseguirá? ¡Qué hambrón! Cuanto más se tiene más se quiere. Fíjate, encima de que tiene la cartera llena de billetes te quiere a ti.

Mita- Sí, es un exagerado.

Climando- Pues no le alabo el gusto, con lo sucia que estás hoy.

Mita- Es verdad, estoy muy sucia.

Climando- Además, tú no le puedes gustar. El no conoce las mejores cosas de ti. El no sabrá que tú sabes andar metida en un barril, ni que dibujas con los dedos de los pies en la arena, ni que haces pajaritas de papel. Como él no sabe estas cosas tú no le puedes gustar.

Mita- Sí, claro.

Climando- ¡Pues vaya con el hombre! ¿Te acuerdas que yo te conocí despegando anuncios de las paredes? ¡Cuándo va a tener él una alegría parecida contigo! Yo te llevé el saco la mitad del camino hasta el almacén del Zarpo y tú me llevaste el mío la otra mitad. Y luego nos repartimos el dinero y compramos cacahuetes. El, ¿qué más querrá? Si tiene tantos billetes habrá comprado cacahuetes hasta hartarse y por eso será ya bastante dichoso.

Mita- Lo malo es que los hombres que tienen billetes llevan unos trajes muy feos y se afeitan mucho, por eso tienen la cara que parece un trozo de tela de seda. ¡Un asco! Y respiran muy mal, que es lo peor. Y se cansan mucho. ¡Un asco! Si yo tuviera muchos billetes llevaría la misma ropa que ahora y comería muchos bocadillos de sardinas y todas las noches de frío dormiría al calor, pero en verano me vendría a dormir al río.

Climando- Eso dices ahora, pero luego si tuvieras muchos billetes todo sería tener cosas tontas y feas que no sirven para nada. Por ejemplo, a Titano, el hijo de Malín le dio una pulmonía cuando tenía cinco meses y luego cuando tuvo seis años se cayó por las escaleras.

Mita- Las desgracias nunca vienen solas.

Climando- La peor desgracia es morirse de hambre y esa siempre viene sola.

Mita- ¡Ah! Pues es verdad.

Climando- Yo por eso quiero que cuando me muera echen al río mi cordel de pescar para que los peces se lo coman y que el Viejo de la flauta toque una pieza triste o alegre mientras tanto.

Mita- Oye, date cuenta cómo nos mira.

Climando- Pues es verdad. Será cochino el tío.

Mita- ¿Es que pensará estar ahí toda la noche?

Climando- Esa gente que tiene billetes es muy pesada. Parece que no tienen otra cosa que hacer. Casi me da pena de él.

Mita- Sí es verdad, pobrecillo.

Climando- Claro, pobrecillo. Y todo porque tendrá ganas de darte un beso. No seas mala mujer, ve con él.

Mita- Mírale qué triste está.

Climando- Es verdad. Y todo por tu culpa. ¿No te da pena de él?

Mita- Sí, mucha. Pero es muy feo.

Climando- Entonces te dará más lástima aún.

Mita- Sí, pero más asco.

Climando- Piensa que soy yo. Si cierras los ojos no notarás la diferencia.

Mita- Sí.

Climando- Claro mujer.

Mita- Pero tiene billetes.

Climando- Pues es verdad, no me acordaba.

Mita- Teniendo billetes lo mismo le dará besarme a mí que a otra. Con los billetes se puede comprar lo que quiera incluso mil latas de anchoas.

Climando- Se me ocurre una cosa. ¿Por qué no le quitamos los billetes que lleva en la cartera?

Mita- ¿Y qué vamos a hacer con tantos?

Climando- Le podemos quitar sólo los que necesitamos para pagar el plazo del triciclo.

Mita- ¿Sólo?

Climando- Le podemos también quitar algo para comprar cuatro bocadillos, uno para Apal, otro para el Viejo, otro para tí y otro para mí.

Mita- Y un brasero.

Climando- Y… No vamos a pedir más porque si no nos convertimos en tortugas.

Mita- Es lo malo de pedir.

Anuncios

Acerca de framosagudo

Docente y discente interesado en la investigación y didáctica de la lengua y la literatura. Más en: http://www.linkedin.com/pub/francisco-ramos-agudo/6b/192/b63
Esta entrada fue publicada en Arrabal, Fernando, Siglo XX, Teatro. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s